2021.7.2 MX/ES

Mujeres y ciencia: dos generaciones

El papel de las mujeres en la ciencia, la ingeniería y la tecnología ha sido y es clave, con innumerables aportaciones en diferentes ámbitos y sectores. En la industria automotriz, por ejemplo, su trabajo ha sido de gran importancia para el desarrollo de las luces intermitentes o los retrovisores. Sin embargo, en las áreas conocidas como STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas, por sus siglas en inglés) siguen siendo minoría. Según la UNESCO, representan el 35% de estudiantes matriculados en estas carreras, con diferencias notables entre disciplinas.

El desapego a estas áreas puede empezar a edades muy tempranas, debido en parte a prejuicios y estereotipos de género. Por eso, con motivo del Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, unimos dos generaciones con una misma pasión, construir un futuro mejor a partir de la ciencia.

STEM en femenino.

Una mayor participación de mujeres tanto en ciencia como en tecnología es clave para afrontar los retos del futuro.

Jana Planagumà estudia primer grado de Educación Secundaria Obligatoria (ESO) en el Colegio Salesians Rocafort de Barcelona. A sus 12 años, lo tiene muy claro: “Me encantan las matemáticas y cuando decida mi futuro haré todo por conseguirlo sin que nada ni nadie me detenga”.

En otro punto de la ciudad se encuentra Paqui Lizana, Ingeniera en Telecomunicaciones y responsable de Productos Digitales de SEAT. Para ella es fundamental inspirar y atraer a las más pequeñas al mundo de la ciencia, la ingeniería y la tecnología. “Incrementar el número de mujeres en estas áreas es clave para superar con éxito las disrupciones que plantea el futuro”, asegura.

 

Cambiando la ecuación.

“Yo quedé entre los 900 mejores de 15,000 alumnos que éramos en las pruebas de matemáticas de 5º”, mantiene Jana. A su edad, Lizana ya participaba en toda clase de aventuras STEM, experimentando conceptos de física, matemáticas y química. “Llegué incluso a inventar un código para copiar en los exámenes… lo cual al final era más complicado que el examen en sí”, sonríe. 

En general, según la UNESCO, hay una tendencia positiva a cerrar la brecha de género en resultados de aprendizaje en estas materias. Por ejemplo, las pruebas de ciencias de PISA, realizadas en más de 70 países, muestran que un tercio de alumnos y alumnas obtienen calificaciones muy parecidas.

Resolver retos no tiene género.

“Mi creatividad y mi pasión por solucionar problemas es lo que me llevó a estudiar Ingeniería en Telecomunicaciones. Para mí, las áreas STEM son energía para cambiar el statu quo, son una revolución y eso es algo no sólo de hombres, es de todos”, asegura Lizana. Sin embargo, según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), sólo un 24% de los graduados en ingeniería son mujeres. Jana tiene muy clara la razón: “Seguro que hay muchas mujeres cuyo sueño es dedicarse a esto, pero tienen miedo. Yo les diría que fueran por su sueño sin dudarlo”, explica.

Inspiración de hoy en día. 

Al preguntar a Jana por científicas, el nombre de Marie Curie es el primero. El segundo, Ada Lovelace, la primera programadora de la historia. En palabras de Lizana: “Son referentes igual un poco antiguos; debemos actualizarlos para que las más pequeñas vean que ahora entre las científicas, programadoras, investigadoras e ingenieras hay mujeres con todo tipo de perfiles en las que pueden inspirarse”. Jana le da la razón: “Hay muchas, muchas referentes, pero no las vemos”. El estudio del Instituto Geena Davis, Prejuicios de género sin fronteras, muestra, por ejemplo, que la representación en la gran pantalla de mujeres que trabajan en el campo de las ciencias se limita al 12%.

La movilidad, un futuro en femenino. 

Actualmente, SEAT es una de las compañías del sector de la industria automotriz con un mayor número de mujeres y representan el 21% de la plantilla. Jóvenes estudiantes como Jana pueden encontrar en el diseño de la movilidad un lugar desde el cual pueden desarrollar su vocación y aptitudes STEM.  "Precisamente ahora es nuestro momento. Vamos a ser clave en su transformación, aportando diversidad a competencias transferibles como la innovación, la sostenibilidad o la experiencia de usuario, temas en los que nosotras brillamos”, destaca Paqui.

Ingenieras y científicas del mañana. 

Para Paqui Lizana, estudiar STEM empodera a las niñas y las dota de habilidades para ser exitosas en entornos cambiantes. “A todas ellas les aconsejo que prueben y experimenten y que cuando encuentren lo que les apasiona luchen por conseguirlo, porque como sociedad, no nos podemos permitir que ellas no contribuyan a los retos que el futuro nos plantea”.

Me Interesa

Me Interesa

Promociones

Promociones

Configura tu SEAT

Configura tu SEAT

Descarga las fichas técnicas

Descarga las fichas técnicas