“Quería de algún modo lograr que el diseño de un coche fuera atemporal”, confiesa Alexandre Farto, más conocido como Vhils. El artista urbano portugués ha creado una de sus últimas obras, "Tangible", una escultura realizada con 15 toneladas de cemento que reinterpreta el diseño del SEAT Arona. Así es como se ha llevado a cabo el proceso de diseño y producción de esta pieza única, que ha implicado un año de trabajo:

- Tres meses para diseñar el primer molde en 3D:

Igual que los diseñadores de coches, este artista de renombre internacional inicia sus proyectos a lápiz y papel, y luego comprueba su viabilidad a través de la tecnología virtual.  “Nunca había trabajado con un coche y hacía tiempo que quería hacerlo, así que esta colaboración ha sido una gran oportunidad para mí, una conexión perfecta”, asegura.

- El desafío de trabajar con cemento: 

Para Vhils, el reto ha sido esculpir una pieza de grandes dimensiones con este material complejo de moldear. “Me gusta usar materiales rústicos”, añade. Ha empleado un total de 15 toneladas de cemento, fibra de vidrio y silicona. Una primera estructura de hierro fue necesaria para la construcción del molde. Las ruedas, creadas aparte, llegan a pesar 100 kilos cada una.

- Un coche con efecto tridimensional:

La parte delantera de la obra simula las líneas del Arona, mientras que en la parte posterior “se pueden ver distintos edificios en horizontal que dan forma a un ojo para poner en evidencia la importancia de mirar. De lejos, da una sensación de que el coche se está desplazando, creando una estela”, explica.

- Un fósil en cien años: 

Así es cómo le gustaría a Vhils que fuera redescubierta esta singular versión del Arona dentro de un siglo. “Estoy inmensamente orgulloso de esta pieza, no sólo por su complejidad técnica, sino porque ha sido creada realmente para que dure en el tiempo”, afirma. Para este artista, "Tangible" será un testimonio de la sociedad de hoy en día. “No sólo he querido eternizar las líneas de un coche, sino fosilizar la relación entre las ciudades y sus habitantes”, concluye Vhils, que no duda en situar el coche como un elemento fundamental de este vínculo.