¿Cuál fue tu primer Ibiza? Durante más de tres décadas, millones de conductores han tenido un SEAT Ibiza. Tal vez fue su primer vehículo, con el que hicieron su primer viaje o iban a la universidad, o quizá hoy sigue siendo el coche de familia. Después de cuatro generaciones y más de 5,4 millones de unidades vendidas, el nuevo SEAT Ibiza llega cargado con la tecnología más avanzada, un espectacular dinamismo y un increíble aumento en confort y espacio interior. El modelo más importante de la marca española se renueva por completo conservando el espíritu joven, funcional, deportivo y confortable de siempre. Su diseño fresco refleja el inconfundible ADN de SEAT, pero con una ejecución más joven y deportiva, con unas superficies más esculturales, más acentuadas, más excitantes y aerodinámicas. La quinta generación del SEAT Ibiza hizo su debut internacional en el Salón de Ginebra y ahora ya está disponible a la venta.

Éste es otro paso adelante en la mayor ofensiva de producto jamás realizada por SEAT, que comenzó con el lanzamiento del primer SUV de la marca, el Ateca, seguido por la actualización del León. Ahora es el turno del nuevo Ibiza, completando el refuerzo de los tres principales pilares de la marca.

El nuevo SEAT Ibiza es, por tanto, un modelo completamente nuevo que nace con un objetivo muy ambicioso: marcar un antes y un después en seguridad, diseño, prestaciones y confort. Este enorme salto cualitativo se consigue gracias al estreno de la nueva plataforma modular MQB A0. El nuevo Ibiza es el primer modelo del Grupo Volkswagen que estrena esta plataforma. 

El nuevo SEAT Ibiza tiene un diseño fresco y joven pero también maduro y equilibrado, con perfectas proporciones que reflejan un carácter fuerte y ágil. Conserva los rasgos característicos del diseño de SEAT, pero los lleva al siguiente nivel, impulsando una gran evolución del ADN de diseño de la marca española. 

Los faros Full LED triangulares y los icónicos gráficos de las luces de día hacen que el nuevo SEAT Ibiza sea reconocido inmediatamente. El logotipo se muestra orgullosamente en la parrilla y queda visualmente realzado por las dos líneas de carácter del capó y un ligero hueco en el marco cromado. El diseño en forma de X aporta un gran dinamismo y una formidable estabilidad visual.

La mayor distancia entre ejes y los gráficos de las ventanillas acentúan el tamaño y la amplitud. La carrocería queda bellamente esculpida al combinar líneas afiladas con superficies suaves.